Entrada de Jesús en Jerusalén

Grupo escultórico que representa el momento en que Jesús entra en Jerusalén montado en un pollino, acompañado por San Juan Evangelista, un sayón representando a un hebreo, una mujer hebrea postrada de rodillas y, cerrando el grupo, una borriquita pequeña. El Cristo es obra del escultor valenciano Pío de Molear que la ejecutó en el año 1925 restaurado en 1950 por el escultor sevillano Manuel Pineda Calderón que realizó igualmente el resto de figuras.

Lo portan 36 costaleros en un trono realizado en madera de caoba por el tallista sevillano Juan Manuel Pulido


Nuestro Padre Jesús de Medinaceli

Cristo atado de manos y coronado de espinas (Ecce Homo). Imagen de tamaño “académico” adquirido en la tienda de Flandes, de autor anónimo.
Procesiona en un trono de madera (ejecutado en Mérida) y plata (cartelas realizadas por Orovio de la Torre) portado por 48 portadores.


Santísimo Cristo de las Injurias

Representa a Cristo despojado de sus vestiduras para ser clavado en la Cruz.  Data de finales del siglo XVII o principios del XVIII atribuida al escultor sevillano Blas Molner.
Procesiona en un trono de alpaca dorada con incrustaciones en plata (del tipo bombo) adquirido en Orovio de la Torre. Lo portan 48 portadores


Nuestra Señora del Rosario

Virgen dolorosa ejecutada por el escultor sevillano Manuel Pineda Calderón en el año 1966, restaurada en el año 1975 por Luís Álvarez Duarte. Procesiona en un paso de Palio realizado por los Hermanos Delgado López quienes, a su vez, han realizado la crestería del mismo. Lo cargan 28 costaleros.